Ingredientes:

  • 1 Pollo Ibérico de 2,5-3 kg.
  • Mantequilla
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Se saca el pollo de la nevera 2 horas antes.
  2. Se ponen lascas de mantequilla y se salpimenta muy generosamente por dentro y por fuera. Se deja salpimentado una hora.
  3. Se precalienta el horno a 220º 10 minutos antes de asar. En total se tiene que asar unos 85 minutos antes de comer ( 75 de asado y 10 de descanso).
  4. Se pone el pollo -en una fuente que entre más bien apretado- de lado sobre un ala, 20 minutos. Y se salsea a media cocción. Cuando la piel empieza a hacer bolsas de aire yo lo pincho debajo de la ingle y en algunos otros sitios.
  5. Se le da la vuelta sobre el otro ala y se deja otros 20 minutos.Y se salsea a media cocción. Cuando pasa el tiempo, se pone de espaldas otros 20 minutos. Si el pollo es muy alto, se tapan las patas con un poco de albal para que no se resequen demasiado.
  6. Cuando transcurren los 20 minutos se baja de temperatura a 190º y se deja 15 minutos.
  7. Se saca del horno y se pone boca abajo para que los jugos vuelvan a las pechugas. Se vuelve a salpimentar muy generosamente y se tapa un poco para evitar que pierda demasiado calor y para que el pollo descanse y los jugos se vuelvan a distribuir. Al tenerlo en esta posición, por gravedad las pechugas se vuelven a impregnar de jugos.
  8. Cuando ha pasado el tiempo lo trinchamos y lo dejamos en una bandeja en el horno a 75º tapado con un albal.
  9. Se desgrasa la salsa que ha soltado y se reduce. Se desgrasa echando un poco de agua fría que al entrar en contacto con la grasa se solififica y se puede retirar facilmente. Reducida, la salsa queda mucho mejor. Se deja en el horno a 75º.